sábado, 20 de mayo de 2017

Déjame Salir


Déjame Salir se convirtió en todo un fenómeno cuando se estrenó en Estados Unidos. Con buenas críticas tanto del público como de la crítica, la película arrasó en la taquilla norteamericana. Después de haberla visto entiendo el porqué la ópera prima del director Jordan Peele tuvo tan buena acogida.

La película cuenta la historia de Chris (Daniel Kaluuya) y su nueva novia Rose (Allison Wiliams), quienes deciden ir a pasar un fin de semana a casa de los padres de ella para que conozcan a su nuevo novio. Aparentemente todo es normal. La casa es magnífica, sus suegros son encantadores y el servicio es muy complaciente. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y lo que empieza como un fin de semana perfecto, acabará convirtiéndose en una auténtica pesadilla para Chris.



La historia es un soplo de aire fresco para un género, el de terror, en el que prácticamente está todo inventado. Según mi opinión, uno de los puntos fuertes de la película es que no es nada predecible y mantiene la intriga en todo momento. Es una historia muy inquietante, con algún que otro susto y con un debate racial de fondo bastante interesante. 

Otro de los puntos fuertes de la cinta es la construcción de algunos de los personajes ya que su presencia resulta escalofriante de por sí. En algunas películas, los silencios, las miradas y los gestos de los protagonistas funcionan mejor que los sustos, como ocurre en Déjame Salir. El reparto está acertado y las interpretaciones son correctas.

En definitiva, recomiendo a todos los amantes del terror y del suspense que vayan a ver esta intrigante película. No es la mejor que habréis visto, pero seguro que será una de las pocas que os sorprenderá en mucho tiempo.

Puntuación: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario