domingo, 14 de mayo de 2017

Alien: Covenant


Después de salir decepcionado del cine tras ver Prometheus, tenía la esperanza de que el maestro Ridley Scott reconduciría la situación para hacernos disfrutar como lo hice cuando vi Alien: El Octavo Pasajero (no hace muchos años que vi toda la saga porque cuando se estrenaron aún no había nacido). A pesar de ser mejor que Prometheus, Alien: Covenant me dejó un sabor agridulce.

Por un lado, la última entrega de Alien es visualmente espectacular, con unos efectos especiales excelentes. De por sí, es entretenida y si en Prometheus la aparición de Aliens era más bien limitada, en esta película Scott es mucho más generoso. Además, la historia expande un poco más el universo cinematográfico del xenomorfo más famoso del cine, lo cual es una buena noticia para los fans, y deja abierta la puerta a futuras secuelas. Tiene buenas escenas de acción y de suspense y su duración es correcta, así como su ritmo, que es frenético.


Por otro lado, la parte negativa de la cinta se puede resumir en dos puntos. El primero es que el personaje de Michael Fassbender (no su actuación) no me convenció. No me gustó en Prometheus y continuó sin gustarme en esta entrega. Lo peor es que este personaje roba protagonismo al mismísimo Alien y pienso que esto juega en contra de la película. El segundo punto, que es incluso peor que el primero, es que Alien: Covenant no aporta nada nuevo. Como he dicho antes, expande un poco el universo Alien pero durante la película tuve la sensación de que todo lo que estaba viendo ya lo había visto antes.

En definitiva, si tuviera que resumir la película en una frase, sería la siguiente: "Peor que la trilogía original, mejor que Prometheus, pero Alien: Covenant es más de lo mismo".

Puntuación: 6,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario