viernes, 13 de enero de 2017

Sing Street

Sing Street, este es tu momento



Te encuentras un domingo por la tarde y ya no sabes qué película ver. A todos nos ha pasado y más en estos tiempos modernos donde tenemos casi todo el repertorio cinéfilo a nuestra disposición, sea por la plataforma virtual a la que  tengamos acceso o porque nuestras videotecas ya no dan abasto. Si te encuentras en este mismo escenario, haciendo un poco de zapping en Netflix (en España aún no está), encontrarás un título muy amigable y llamativo, Sing Street (2016) un film dirigido, escrito y producido por John Carney.

Sing Street es una película musical irlandesa-británica-estadounidense, cuyo argumento es muy simple y está muy bien llevado. Un chico quiere impresionar a una chica. ¿Cliché? Tal vez. ¿Repetitivo? También. Pero en Sing Street al argumento sólido, se le suman actores jóvenes y un condimento que no suele fallar, salvo en algunas ocasiones, la música.


Connor (Ferdia Walsh-Peelo) de 14 años, es el hijo menor de una familia disfuncional en la Irlanda de los años 80. Dicha familia está compuesta por Robert (Aidan Gillen) su padre, Penny (Maria Doyle Kennedy) su madre, su hermana Ann (Kelly Thornton) y su hermano Brendan (Jack Reynor), quien será fundamental en el desarrollo de la película. La familia se ve obligada a recortar gastos debido a la situación económica familiar. Uno de estos gastos es el cambio de escuela a la que Connor asiste, cambiando un instituto de clase media-alta por uno de media-baja y católico, llamado Sing Street. Connor empieza el instituto sufriendo bullying por parte de sus nuevos compañeros, solo por ser el niño nuevo y también por parte de sus nuevas autoridades. 

Todo el panorama parece desalentador hasta que se topa con la dulce y encantadora Raphina (Lucy Boynton), una modelo aficionada que solía pasar sus tardes viendo salir a los chicos de la escuela, solo para pasar el rato. Entusiasmado y enamorado, un día se le ocurre la idea de acercarse y decirle que está buscando una modelo para que protagonice su nuevo vídeo musical junto a su banda de rock...


La película es un goce de 105 minutos, no es el típico film musical donde al protagonista le llueven ofertas de compañías discográficas para que graben un CD. Sing Street es una película que enamora desde su premisa fácil y sencilla. Un chico que agotará sus posibilidades para poder conocer a una chica con la que aparentemente no tiene posibilidades, con sus problemas en casa y con las dificultades clásicas que un chico de 14 años tiene que afrontar. La música juega un papel fundamental y logra que uno se quede pendiente de las situaciones, tarareando, cantando e incluso empezando a saltar sobre el sofá. La elección de las bandas y canciones reflejan a la perfección los cambios de estado de ánimo de Connor en todos las facetas de su viaje con la banda. Pero a pesar de esto, la banda juega un rol secundario, para Connor es un trampolín, una manera de expresar quien realmente es y que es lo que puede llegar a lograr.

Sing Street es una de las películas más novedosas de los últimos tiempos, tiene un aire fresco y es capaz de transportarnos por todas las etapas de los sentimientos, es un producto que nos hace reír, es capaz de hacernos llorar e incluso, en varios momentos, nos produce ganas de pararnos y mover el esqueleto al ritmo de su melodía. Desde mi humilde opinión pido más películas como esta, que se animen a un giro, a un cambio, pido más Sing Street y más de John Carney, me quito el sombrero ante él.

Puntuación: 10/10 

No hay comentarios:

Publicar un comentario