sábado, 10 de diciembre de 2016

Hasta el Último Hombre (Hacksaw Ridge)


A pesar de haber visto muchas películas de guerra y escenas bélicas bastante duras, un día después de ver Hasta el Último Hombre (Hacksaw Ridge) aún estoy impactado.

La película, basada en hecho reales, cuenta la historia de Desmond Doss, un soldado norteamericano que luchó en la batalla de Okinawa contra los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Doss nunca usó un arma debido a sus creencias religiosas y aún así, logró salvar la vida de 75 soldados en el campo de batalla.

La historia se divide en dos partes. En la primera, se explica la dura infancia del protagonista y algunos momentos clave que le llevaron a tomar dos decisiones que marcaron su vida: alistarse en el ejército y no usar nunca un arma. Esta parte de la película tiene un carácter más introductorio y un ritmo más pausado. 


La segunda parte de la película es pura poesía visual. Un espectáculo sangriento, violento y muy explícito en la que Gibson no deja indiferente a nadie. La batalla de Okinawa está contada de una forma tan brillante y realista que aún no me puedo sacar de la cabeza algunas secuencias de la película. Historias como esta las hemos visto muchas veces en el cine, es decir, la cinta no sorprende por su guión. Sin embargo, Gibson lo cuenta de una manera tan brutal y maravillosa que consigue hacerte sentir como si fueras tú el que está luchando en el campo de batalla. Si a todo eso le sumamos una fotografía clara, el espectáculo aún es más impactante. 

Después de ver esta película tengo claras dos cosas. La primera es que Mel Gibson es un excelente narrador. La segunda, que Hasta el Último Hombre es de lo mejor que he visto este año. 


Por lo que respecta a las interpretaciones, la que más me gustó fue la de Sam Worthington, sin desmerecer a Andrew Garfield en el papel protagonista. El que más me costó asimilar fue el papel de Vince Vaughn por el hecho de no estar acostumbrado a verle en un tipo de película como este, aunque no se le puede reprochar nada porque hace una interpretación muy correcta.

En pocas palabras, Hasta el Último Hombre es una de las mejores películas del año. Como he dicho en otras ocasiones, la historia no lo es todo. Muchas veces es más importante como se cuentan las cosas que no la cosa en sí. Os la recomiendo a todos, aunque ruego que se abstengan estómagos sensibles.  

Puntuación: 9/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario