domingo, 3 de julio de 2016

Independence Day: Contraataque


Independence Day: Contraataque es al siglo XXI lo que su predecesora es al siglo XX. Así de fácil. Emmerich nos ofrece, de nuevo, una película espectacular, arrolladora visualmente y muy divertida. Como tanto ocurre en las secuelas de películas que tienen más de una década, como es el caso, la tendencia a la desproporcionalidad es un recurso utilizado cada vez más. Un claro ejemplo de ello son Godzilla (1998), del mismo director, y Godzilla (2014): parece que la exageración de los monstruos, los sucesos y la destrucción es de lo más necesaria. O todo o nada, no sirven las medias tintas. Eso exactamente es lo que ocurre con el nuevo proyecto que nos presenta el director.

Rozando la caricatura en algunos momentos, la película es pura diversión durante sus 120 minutos de duración y la verdad sea dicha, pasan deprisa. Hay que reconocer que este tipo de películas nunca se hacen aburridas. La historia en sí no sorprende mucho y los hechos se van sucediendo de manera muy parecida a como lo hacían en la primera entrega. En este sentido, me quedo con la primera película. 


Por lo que respeta a las interpretaciones, valoro positivamente el papel de Jeff Goldblum por su carisma y todo lo que aporta a la historia. Ayuda a dar el toque de humor que tanto se utiliza en este tipo de cintas últimamente. Liam Hemsworth está muy correcto aunque aún no lo suficiente para hacernos olvidar a Will Smith. Por último, me hubiese gustado ver a un Bill Pullman en otro registro pero no siempre llueve al gusto de todos.

En definitiva, película para pasar un buen rato, Emmerich en estado puro, destrucción sin cuartel. Muy recomendable para todos los públicos para divertirse con una epopeya galáctica de los más increíble. 

Puntuación: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario