viernes, 6 de mayo de 2016

Frat House (1998)


La incursión de Todd Phillips en el mundo del cine allá por los años 90 del siglo pasado no pasó desapercibida para nadie. Antes de filmar Frat House, Phillips sacó a la luz en 1993 un largometraje sobre el polémico músico GG Allin que provocó controversia entre la opinión pública estadounidense y le permitió ganar notoriedad como director novel. Ésto le permitió rodar un nuevo documental que se centró en las fraternidades de diferentes universidades de la Costa Este, como las de Oneonta (en el estado de Nueva York) y las de Muhlenberg (en Pensilvania). El director de la cinta pretende mostrar qué función desempeñas las fraternidades en las universidades americanas y los mecanismos que utilizan para captar nuevos miembros; fiesta, alcohol y mujeres son los pilares fundamentales. Una vez la propaganda ha surgido efecto y el reclutamiento ha sido exitoso, los candidatos son expuestos a abusos físicos y mentales como parte del período de iniciación.

El documental Frat House trata de sacar a la luz los trapos sucios de las fraternidades estadounidenses. El objetivo del largometraje es descubrir el lado oscuro y menos agradable de las hermandades colegiales a través de los rituales de iniciación de los novatos y las actividades que llevan a cabo en las universidades. Las fraternidades son organizaciones estudiantiles en las cuales sus miembros adquieren cierto estatus social dentro de la universidad. En consecuencia, el documental trata de enfatizar lo atractivo que resultan para los universitarios, hasta el punto que una parte de ellos están dispuestos a hacer lo impensable por pertenecer a una fraternidad.

El director del largometraje abordó en la medida de lo posible el tema de las fraternidades, un asunto difícil de tratar debido al total desconocimiento de la opinión pública sobre ellas y el secretismo que rodea el mundo de las hermandades colegiales. Además, como era de esperar, las fraternidades fueron reticentes a exponer sus actividades delante de la cámara, hasta el punto que una de ellas amenazó a Phillips y puso en jaque el documental.

En conclusión, la cinta no está mal para ser una de las primeras producciones de Todd Phillips pero no os esperéis grandes cosas porqué el film entretiene poco, hay escenas que sobran dentro del documental y más momentos ficticios que reales.

Puntuación: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario