miércoles, 27 de enero de 2016

El Puente de los Espías


Spielberg es un gran director y sus películas siempre cumplen con un mínimo de calidad. Una película suya te podrá gustar más o menos pero hay que reconocer que la mayoría son de ocho para arriba porque el director sabe muy bien lo que quiere hacer y lo hace realmente bien. El Puente de los Espías es una película con mucho suspense (como el que se vivió durante la Guerra Fría) y la verdad es que esa tensión y ese misterio se pueden palpar en el ambiente durante toda la película.  La historia es muy ágil, con muy buen ritmo y no se hace larga. El director, como decía antes, sabe cómo dosificar la intriga y la tensión para mantenernos sentados en la butaca y el desenlace tiene todo lo que hay que tener: tensión, miedo, misterio, incertidumbre y duda. Además, las interpretaciones de Tom Hanks y Mark Rylance son claves para el éxito de la película. 


Berlín era el claro ejemplo de ese bipolarismo entre las dos grandes potencias (EEUU y la URSS), dos modos de pensar muy diferente (capitalismo por un lado y comunismo por otro) y hay que reconocer que tanto la ambientación como la fotografía logran cumplir con su cometido de transportarnos hasta el Berlín de después de la Segunda Guerra Mundial. Sobre todo me gustaría remarcar los planos que se desarrollan en la parte comunista de la ciudad porque están muy bien logrados y se puede apreciar la devastación y la decadencia de esa parte de la ciudad.

En definitiva, yo siempre recomiendo la mayoría de pelis de Steven Spielberg porque son un valor seguro y aunque algunas de sus películas sean mejores que otras, todas tienen un mínimo de calidad que las hace buenas. Haciendo una comparación que me viene a la mente, Spielberg es como un buen restaurante al que sueles ir: vas con frecuencia porque sabes que el servicio, los productos, el trato, el lugar y la comida en general son buenos. Algunos platos de la carta te podrán gustar más, otros menos, con algunos repetirás muchas veces, pero una cosa está clara: aunque un día salgas mosqueado, volverás a ir. Y con esta simple pero ilustrativa comparación acabo ya mi crítica. Aunque ya sea un poco tarde, recomiendo a todas aquellas personas que aún no la hayan visto a que se animen y vayan a verla.

Mi puntuación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario